El mal estado de la cubierta, una de las principales causas de las humedades en el techo

El mal estado de la cubierta, una de las principales causas de las humedades en el techo

Las humedades se manifiestan de diferentes formas. La forma más común es mediante una antiestética mancha en la pared o más comúnmente en el techo. Aunque estas feas manchas que ensucian los interiores de las casas pueden derivar en problemas mayores, como son las goteras. En cualquier caso, las humedades en casa pueden ser de tres tipos: humedades por capilaridad, humedades por condensación y humedades por filtración. Y concretamente en estas últimas, la principal causa está sobre nuestras cabezas: en el tejado. Y es actuando sobre el origen cómo debe comenzar el Tratamiento de Humedades.

Humedades en los techos

Dentro de los problemas de humedades, la humedad de los techos de las viviendas es de los más repetidos. Y esto se debe, en la gran mayoría de los casos, al mal estado de la cubierta de la construcción. Lo podemos ver a la perfección cuando se produce un fuerte temporal de lluvias. En estos casos, por ejemplo, la lluvia azota con gran intensidad el tejado, una circunstancia que no debe preocupar a los propietarios de casas con una cubierta en buen estado.

Sin embargo, en aquellos tejados con tejas o láminas deterioradas, el agua de la lluvia se puede filtrar hasta provocar humedades por filtración con terribles consecuencias para las viviendas.

La correcta ventilación en el hogar es fundamental para evitar la aparición de humedades. Pero cuidar la cubierta de nuestro edificio también lo es.

No hay comentarios

Escribe un comentario

Abrir chat
Powered by